Osteopatia

En lugar de medicación u otros tratamientos invasivos, el osteópata utiliza sus manos para diagnosticar y tratar las distintas causas de dolor debidas a las disfunciones en los diferentes sistemas (músculo – esquelético, cardio – vascular, respiratorio, digestivo, urogenital…)

El osteópata ayuda a equilibrar el organismo, centrándose en su estructura mediante la utilización de técnicas suaves y seguras adaptadas a cada paciente y a sus necesidades, teniendo en cuenta su edad, tipología, estado general de salud…

La relación recíproca entre estructura (anatomía) y función (fisiología), es vital para el bienestar físico y mental de la persona. Los problemas funcionales que surgen en el sistema músculo – esquelético pueden provocar, a través del sistema nervioso, circulatorio, o por una relación mecánica, disfunciones a otros niveles (emocional, endocrino, digestivo). De la misma forma, una alteración de estos sistemas puede desencadenar problemas músculo – esqueléticos.

La filosofía de la osteopatía, cada vez más respaldada por el conocimiento científico, comprende el concepto de que el cuerpo humano entendido como una sola unidad en la que la estructura (cuerpo) y la función (fisiología) son totalmente interdependientes.

Las patologías más frecuentes son latigazo cervical, tortícolis, cefalea de origen cervical, dolores de espalda, artrosis, esguinces de ligamento, tendinitis, dolores musculares y alteraciones posturales durante el crecimiento o en edad adulta.

La osteopatía es un sistema establecido de diagnóstico y tratamiento manual

NOMBRE
TELÉFONO